Porqué los Rociadores Automáticos.

Minimizar las pérdidas económicas producidas por el fuego.
En México se consideran comúnmente como equipos contra incendio a los extintores portátiles, los sistemas fijos contra incendio a base de agua con mangueras (hidrantes), y a los rociadores automáticos. Erróneamente se considera que los extintores, las mangueras contra incendio y los rociadores se pueden sustituir unos con otros, cuando son tecnologías con objetivos probados distintos. 

Los extintores portátiles son para la extinción de incendios en su fase incipiente. Las mangueras (hidrantes) se consideran como apoyo manual para contribuir a la extinción total de un incendio en su fase de combustión libre” 1 “Los sistemas de rociadores automáticos, uno de los inventos más importantes para el control del incendio, fueron concebidos y utilizados en la segunda mitad del siglo XIX”, 2 y han demostrado ser la tecnología mas eficaz en la protección de vidas humanas y bienes materiales en los incendios. 

Es decir, los sistemas contra incendio tienen distintos objetivos, atendiendo a la etapa en que se encuentre el incendio, resultando que el sistema contra incendio de rociadores automáticos no requieren ser operados por personal calificado, funcionan y sea activan por temperatura, es el adecuado para la fase de combustión libre, sin embargo, en muchos de los casos se le sustituye por los dispositivos para el ataque al fuego de las denominadas mangueras contra incendio, siendo que estos dispositivos deben ser de operación manual y manejados por personal calificado, cuando son un apoyo para la extinción total de un incendio. 

En este orden de ideas, los rociadores automáticos son particularmente efectivos para la seguridad de la vida humana, situación también reconocida por el Manual de Protección Contra Incendios, NFPA (National Fire Protection Association) La cual “no tiene informes de muertes por fuego (un incendio que haya cobrado tres o más vidas) en un edificio que estuviera total y adecuadamente protegido por rociadores, salvo que se produjera una explosión o una combustión súbita y generalizada que ocasionara los accidentes mortales antes de que el sistema de rociadores entrara en funcionamiento”.

El uso de sistemas de rociadores automáticos contra incendios reduce hasta el 60% los incendios en edificaciones no residenciales.

Costos de los sistemas de rociadores.

Para las empresas que están obligadas a instalar sistemas fijos contra incendio de acuerdo a la NOM-002-STPS-2010, el costo de dicho sistema oscila entre el 3% y el 6% del costo total del edificio. La diferencia de instalar rociadores sería de un 35% a un 65% mayor a instalar solo mangueras. Entonces el costo adicional de instalar rociadores sería alrededor de 1.5% y 3%, o sea que el costo total del sistema contra incendio incluyendo rociadores y mangueras oscilaría entre 4.5% y 9% del costo total de la obra, el cual no es equiparable con la vida humana.

Los beneficios al instalar rociadores automáticos son muy grandes en relación a lo razonable del costo, que según estadísticas de FM Global, la aseguradora industrial más grande del mundo, oscila entre $180 y $500 pesos por metro cuadrado, lo cual es equivalente al costo de instalar alfombra o piso en el edificio.

El rociador automático es sin duda el dispositivo contra incendios más eficiente y es su vigilante permanente.
Fuentes:
1 NFPA National Fire Protection Association. 
2 FM Global aseguradora de propiedades. 
 
Compartir