Salvar Vidas Humanas

minimizar las pérdidas económicas producidas por el fuego.

Se llama protección contra incendios al conjunto de medidas que se disponen en los edificios para protegerlos contra la acción del fuego.

Generalmente, con ellas se trata de conseguir tres fines:

  • Salvar vidas humanas.
  • Minimizar las pérdidas económicas producidas por el fuego.

  • Continuidad de operaciones, conseguir que las actividades del edificio puedan reanudarse en el plazo de tiempo más corto posible.



La salvación de vidas humanas suele ser el único fin de la normativa de los diversos estados. 

Las medidas fundamentales contra incendios pueden clasificarse en dos tipos:

 

Medidas Pasivas

Se trata de las medidas que afectan al proyecto o a la construcción del edificio, en primer lugar facilitando la evacuación de los usuarios presentes en caso de incendio, mediante caminos (pasillos y escaleras) de suficiente amplitud, y en segundo lugar retardando y confinando la acción del fuego para que no se extienda muy deprisa ó se pare antes de invadir otras zonas.

 

Medidas Activas

Fundamentalmente manifiestas en las instalaciones de extinción de incendios.

Es importante tener presente diferentes estrategias para llegar a evitar que se produzca la situación de peligro. En este sentido, se deben revisar los materiales eléctricos con regularidad, concienciar a los fumadores para que sean cuidadosos con los cigarrillos, instruir a la plantilla en medidas de seguridad, etcétera.

Cuando el incendio ya ha sido detectado hay que poner en marcha los servicios de emergencia. Es importante que todos los trabajadores hayan sido instruidos en cuanto a las salidas del edificio, los procedimientos de evacuación y las funciones que deben asumir en estos supuestos:

 

1. Llamar a los bomberos.
 
2. Ayudar a las personas minusválidas.

3. Revisar que el local está vacío.
 
4. Hacer de enlace con los bomberos. 

Share This