NMX-ROCIADORES

NMX-S-066-SCFI-2015

Normas de Consulta Pública.
NORMA MEXICANA NMX-S-066-SCFI-2015 SEGURIDAD – EQUIPO DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIO – SISTEMAS FIJOS – SISTEMAS DE ROCIADORES AUTOMÁTICOS – DISEÑO E INSTALACIÓN
SAFETY – FIRE PROTECTION EQUIPMENT – FIXED SYSTEMS- AUTOMATIC SPRINKLERS – DESIGN AND INSTALLATION

APORTACION DE LA NMX-S-066 SCFI-2015

Ya que es imprescindible asegurar que los sistemas de rociadores se encuentren en las correctas condiciones de operación y que sean diseñados e instalados adecuadamente para cada riesgo, la NMX-S066-SCFI-2015, es la primera Norma Voluntaria preestablecida para lograrlo.

 

Ante la necesidad de contar con sistemas seguros y en óptimas condiciones, el 1 de julio del 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) para consulta pública, la Norma Mexicana PROY-NMX-S-066 SCFI-2015 Seguridad-Equipo de Protección Contra Incendio-Sistemas Fijos-Sistemas de Rociadores Automáticos-Diseño e Instalación.

Esta nueva Norma Oficial se constituye como la primera guía para toda edificación en México donde se requiera salvaguardar la vida humana y bienes que esté requerido en otras Normas, Reglamentos o Leyes dentro del territorio nacional con el uso de rociadores automáticos, como se indica en el documento.

Los rociadores automáticos, desde su invención hace más de un siglo y medio, se han convertido por mucho en el medio más usado y más confiable en la protección contra incendios en varias regiones del mundo, incluyendo Estados Unidos y Europa.

Un sistema de rociadores detecta y combate el fuego de manera automática, transmite una alarma y controla. Los rociadores operan solamente conforme se necesite y lo hacen directamente sobre el fuego y su alrededor protegiendo tanto la estructura del edificio como el contenido del mismo. Además, operan inmediatamente cuando el calor del fuego llega a la temperatura de activación de los mismos y lo hacen aun cuando no haya visibilidad por causa de humo, o cuando no haya gente presente en el área, incluso cuando sea un área poco accesible por el tamaño del edificio.

Las Normas Mexicanas hasta ahora enfocan la protección contra incendio en el uso de mangueras y extintores, que tienen una capacidad de combate al fuego muy limitada, pues ambos son de operación manual. En cambio, un rociador automático contra incendio opera, como su nombre lo dice, de manera automática y no depende de la presencia de una persona para su funcionamiento.

El primer gran paso para esta especialización es la existencia de normas, regulaciones y parámetros que establezcan los límites del diseño y uso de los rociadores, las características de calidad y fabricación de los materiales empleados, así como de la selección e instalación de los mismos, también normas que indiquen los parámetros que deben seguirse en las pruebas e inspección.

El tener una regulación federal respecto a la protección automática contra incendio en México y la posibilidad de que pronto se vuelva mandatorio para los casos que así lo requieran es de gran valor en materia de protección contra incendio y seguridad en nuestro país. Esta norma, por supuesto, se basa en las normas NFPA de los Estados Unidos, que han surgido y mejorado a través de décadas de investigación y desarrollo. Basar la NMX-S-066-SCFI-2015 en esta experiencia y conocimiento permite a México tener certeza y confianza en que la observación de dicha norma traerá consigo mayores niveles de protección contra incendio.

Avanzar en materia de prevención y regulación es ya una tarea impostergable en México, y la protección contra incendio instalando rociadores automáticos, será una herramienta que al erigirse como reglamentación NMXS-066-SCFI-2015 deberá ser cumplida con precisión, acercándose paulatinamente al cumplimento de la normatividad, hasta generar la conciencia del autocuidado, la previsión y prevención.

Share This
Translate »